Querido Isidoro:

Me gustaría que volviera. Me gustaría que recapacitara sobre las cosas que está haciendo. Me gustaría que no hubiera salido de su boca tanto improperio.

Cierto número de españoles, idealistas y románticos, le echamos de menos. Nos gustaría creer que aquel hombre joven, con patillas y pantalones de campana, con ideales y con un carisma inconfundible, ha dejado, con su inolvidable acento andaluz, un gran legado.

Aquel chaval sereno, con su chaqueta de pana, que en la clandestinidad en Suresnes recibía el nombre de Isidoro.

En su mano estuvo España. En aquella nerviosa democracia vigilada, en las incesantes devaluaciones de la peseta, en los atentados de ETA, en las huelgas generales y las privatizaciones.

Ha capeado usted lo indescriptible, y no se va a morir hilando fino.

El joven que en 1977 gritaba que íbamos a ganar, que este pueblo sabía administrar su libertad… El joven al que se le llenaba la boca invocando al pueblo. El pueblo que adoraba a ese joven.

Poco antes de que usted fuera presidente, le preguntaban en todas las entrevistas si creía que al llegar los socialistas al gobierno habría una fuerte fuga de capitales. Una gran debacle.  Le dejaban caer la posibilidad de otra sublevación militar con un gobierno progresista. ¿Le suena? ¿Recuerda las amenazas y el miedo que se trataba de infundir a la población? Después de todo eso le compraron. Y el pueblo le perdió ya para siempre.

El partido socialista no es suyo; es del pueblo. Pertenece a sus bases, a sus votantes, a sus militantes, a las Casas del Pueblo y a los millares de hombres enterrados en las fosas comunes con el carné socialista metido en la bota. Al hombre que se encadenó ayer en la sede del PSOE de Mérida.  Pertenece a demasiadas cosas enterradas en el olvido: sus orígenes, los derechos laborales, las huelgas, el gasto social, la igualdad y hasta la democracia.

No entiendo la necesidad que pueda tener usted de montar semejante pataleta, de tener que consentir que se mofen de sus declaraciones, que lo tilden de senil, de tarado y vendido. ¿Por qué perder todo su prestigio? ¿Por qué hacer tanto daño a su partido?

Ser consejero del Grupo Prisa es lo que tiene.  Siempre a su alcance un impaciente micrófono.  Le está pasando factura. Le están convirtiendo en carnaza.

Yo, que lo he admirado tantos años, siento especial tristeza en sus declaraciones. Es decepcionante. Está irreconocible. Comparto con usted muchas opiniones pero no me parece la forma de expresarlas. Cada día lo siento más lejano, más mezquino. Más cercano a la corrupción y a la cal viva.

De los diecisiete dimitidos en sus filas cabe decir bien poco. En la hemeroteca están las noticias relacionadas con ellos. Famosos por sus pataletas y sus ansias de protagonismo. Sonados berrinches.

He visto muchos documentales sobre la guerra civil, la transición o el 23F. Cuando veía las imágenes del golpe de estado siempre me daba la risa. Aquel hombre con bigote, pequeñajo, con voz de resfriado de los buenos y brillante tricornio taciturno: “¡Quieto, todo el mundo!” “¡Todo el mundo al suelo!” Mi madre siempre me reñía muy ofendida, “¡No te rías! No tiene ninguna gracia”… A mi me resultaba cómico y esperpéntico, ver a alguien de metro y medio, sin autoridad moral ni superioridad alguna intentando manejar al resto a su antojo. Ahora, alguien un poco más alto, sin bigote y con mejor tono de voz cree, que porque lo diga él hay que acatarlo.

Isidoro era un gato valiente, aventurero y callado. A la postre llegó Garfield, igual de gato, igual de naranja, igual de gordo. Con las mismas rayas negras, con el mismo bigote. Pero era parlanchín y le gustaba burlarse…

Créame Sr. González, a poca gente más que a mi, le gustaría entenderle.

Creo que era Bismarck el que decía: “España es el país más fuerte del mundo: los españoles llevan siglos intentando destruirlo y aún no lo han conseguido”.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s