La mayoría de las decisiones que tomamos en la vida las tomamos en soledad, nosotros mismos con nuestro mecanismo…

Después depende de nuestro esfuerzo y dedicación hacerlo lo mejor posible.

Soy consciente de que fue mi decisión tener hijos, y no puedo exigir ayuda de nadie, es mi responsabilidad y mi obligación. Pero sinceramente creo que a falta de ayuda en muchas ocasiones lo que uno no puede consentir es que le torpedeen, le confundan, le agobien más de la cuenta en un camino, que de por sí, ya es bastante complicado.

Yo solo soy madre, no soy pediatra, ni maestra, no soy psicóloga, ni educadora.

Comienzas la maternidad con la odisea de la lactancia: he llegado a sentir que estaba envenenando a mi hijo dándole un biberón, ¡no hay derecho a eso! Ahora me miran raro porque mi hija de dos años sigue tomando el pecho.

Te introduces en el mágico mundo de no acostumbres al niño a estar en brazos, no duerme más porque no tiene rutinas, no lo metas en tu cama…

Pasas los cólicos, la tolerancia a la lactosa, la piel atópica y la tolerancia al gluten para entrar en el apasionante mundo de las vacunas.

En el campo de las vacunas todo es alegrías. Te toca un pediatra pro-vacunas y se las pones todas. Te toca un pediatra anti-vacunas y no le pones ni una. ¡Se queda de baja el pro y llega el anti y se te queda el niño con una sola dosis! O a mitad de camino deciden suspender su venta como ocurrió hace poco en el caso de la Varicela y tres cuartos de lo mismo. En ningún caso te quedas convencido, te acompañará siempre un sentimiento frustrante de inseguridad. ¿Debería haberle puesto esa vacuna de la que todo el mundo habla? ¿Le habré metido a mi hijo alienígenas en el cuerpo?

Muchísima gente hace un esfuerzo económico muy importante para pagar las dichosas vacunas, otros se lamentan profundamente de no tener dinero para poder comprarlas y finalmente nadie te dice con seguridad si realmente lo mejor es ponerlas.

Lo llevas a la guardería y ¡pobrecito, debería estar en su casa! Lo dejas en casa y ¡pobrecito, debería estar con más niños!

En torno a la educación es todo más maravilloso: si le das un tortazo a tu hijo eres un ser horrible y abominable. Te falta compresión, empatía, paciencia… Siempre hay alguien dispuesto a decirte que solo son niños y que tú eres una madre histérica…

Si no se lo das entra en escena la ya famosa hostia a tiempo: estas criando un monstruo aún más horrible  y abominable, un tirano, un dictador, un consentido, un delincuente en potencia; y todo por tu falta de autoridad: por no darle esa hostia a tiempo.

En el campo de los deberes todo es impostura. Si te quejas y no haces las manualidades de robótica que le piden a tu hijo de cinco años (y que tienes que hacer tú) estas desautorizando al profesor. Si te parece que tienen demasiadas tareas estas cuestionando su profesionalidad.

Antes de tener hijos creía que el sentido común serviría de ayuda. Ahora me doy cuenta que sirve para frustración y desesperación de muchos padres.

¡Hagas lo que hagas lo haces todo mal! Te quejas por egoísmo y por capricho, por vanidad.

Estas agotada, abatida, muchas veces desesperada y confundida: completamente perdida.

Yo solo soy madre, no soy pediatra, ni maestra, ni psicóloga, ni educadora. Entiendo que nadie me ayude en un trabajo que yo he elegido voluntariamente, pero por favor tampoco pongan trampas, instalen obstáculos, desinformen, aturdan, generen más inseguridad y más dudas.

Por favor: ¡no nos lo hagan más difícil!, ¡no emitan juicios de valor gratuitos!, ¡no cuestionen todo lo que hacemos!, ¡no defiendan a capa y espada una opinión (cada uno la suya) como si fuera la única aceptable!

¡Nosotras no tenemos la culpa de todo, solo intentamos hacerlo lo mejor posible!

Solo somos madres.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s