Si cerramos los ojos con el corazón encontraremos siempre tesoros escondidos, recuerdos solo bonitos y amores casi imposibles.

Si cerramos los ojos con el corazón brotarán lágrimas solitarias, llenas de sentimiento y de emoción, llenas de rabia.

Si cerramos los ojos con el corazón aparecerá la fortaleza necesaria para una despedida siempre injusta.

Si cerramos los ojos con el corazón aprenderemos a guardar ese amor en el fondo del alma.

Si cerramos los ojos con el corazón veremos el rostro de nuestros abuelos, cuando eran jóvenes y corrían detrás de nosotros, cuando nos cogían en brazos o nos daban un domingo veinte duros.

Si cerramos los ojos con el corazón nos abraza el calor de los recuerdos, el amor de nuestros hijos y la pureza del alma.

El calor quieto de una vida que se para.

El calor quieto de una luz que se apaga.

El calor quieto de un olor que ha volado,

el calor quieto de tus ojos mojados

Quieto se quedó tu cuerpo, quieta se quedó tu cara,

quieto se queda el calor que de la muerte separa.

 

 

 

Para mi abuelo Durante, que en paz descanse.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s