En España, en muchas ocasiones, uno no solo triunfa por lo acertadas que sean sus ideas, sino por la falta de argumentos del contrario.

Ayer, Irene Montero hizo un discurso enorme. Sobrecogedor, bochornoso por la monstruosidad de los datos. Vergonzante en cuanto al contenido y a la gravedad del asunto: impactante. Pero lo hizo con la verdad y con el corazón, y eso trasciende.

Habló con sentencias firmes, con datos exactos, con nombres propios. No era un debate. Nada resultaba discutible.

Al escenario se subió a contestarle un Mariano Rajoy al que ovacionaron y aplaudieron por salir a la tribuna (no debe irle en el sueldo). No se dirigió en su respuesta a Irene Montero, demostrando con ello una gran falta de respeto y un gesto de mala educación. Él, que se considera tan correcto, se refería continuamente a Pablo Iglesias y no a la diputada que había hecho su discurso.

No hablaba, no citaba: LEÍA.

Se tomó la libertad de decir cuatro chorradas y recitar dos versos. Sí, sí, el Presidente del Gobierno balbuceó más que habló, no contestó a nada de lo que le preguntaron y avergonzó con su vocablo a más de uno. Todo con un tono paternalista y rancio, salido de otro tiempo… Bochornoso, atroz y deleznable…

Pablo Iglesias sonrojó después a más de uno, diciendo solamente verdades.

No ha llegado al Congreso de los Diputados para hacer amigos, y eso se nota. Se acabó el cinismo y la hipocresía, se acabó el no responder a las preguntas o el no hablar claro. Habló alto y claro: cristalino. Fue correcto en las formas, comedido y prudente. Dijo sentirse muy orgulloso de ser español, cosa que no he visto reflejada en ningún medio de comunicación (es cierto que no me he leído todos). Abogó por la NO independencia de Cataluña, aunque manifestó su intención de que el pueblo catalán se sintiera parte de la patria. Tendió la mano al Partido Socialista, ofreciéndole apoyar su candidato si presenta una moción de censura.

Se acabó la fachada, la hipocresía y la apariencia.

Está claro que Podemos está haciendo lo que debería hacer el PSOE. Históricamente no es nada nuevo. El Partido Comunista ya le sacó a los socialistas las castañas del fuego, en otra ocasión en que ardía España.

¡Qué vergüenza!, ser socialista y estar ahí sentado sin hacer nada, viendo los toros desde la barrera, rascándose la barriga… ¡Qué vergüenza!, ser socialista y negarse a dialogar con esta gente que dice verdades como puños… ¡Qué vergüenza! que muchos quieran argumentar que la victoria de Pedro Sánchez es mala para España y mala para el PSOE.

Lo que es malo para el PSOE es esto, que otros hagan el trabajo sucio, que otros digan las verdades, que otros sean los que den la cara… Y lo que es malo para España es el saqueo sistematizado, la corrupción instaurada, el privilegio de una clase que se cree suprema…  Malo para España es este cáncer, esta gente desfalcando las instituciones, prevaricando y enviando dinero a paraísos fiscales.

Pablo Iglesias no hará amigos, no tendrá apoyos, no sumará los votos necesarios, pero hizo vislumbrar gente abochornada, sonrojada, con miedo… Y sobre todo ha traslucido algo demasiado claro, ha sido bochornoso: gente sin argumentos. Sus respuestas han sido tan tristes como sus actos: son novios, beben Coca-Cola o pronuncian mal un apellido en catalán.

Les guste o no, él puso a cada uno en su sitio, o casi, alguno debería estar, ya desde hace tiempo, en Soto del Real y no en el Congreso de los Diputados.

La verdad es casi siempre soberbia, altanera y atrevida… La mentira, sin embargo, suena humilde, sensata y discreta; por esa razón confiamos en ella y tenemos tanto miedo a la evidencia.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s