Te quiero, por encima de la ropa y por debajo.

Te quiero, por encima de la piel y por debajo.

 

Te quiero por encima del mantel y por debajo.

 

Te quiero para toda la vida y para solo un rato.

Te quiero aunque no te lo diga y tú te lo creas.

Te quiero, aunque te lo diga y tú no me creas.

 

Te quiero por encima de las sábanas y por debajo.

Te quiero con la cabeza y con los pies, con la cafetera y con el reloj,

con tu lengua y con la mía.

Te quiero en tu saliva y en la mía, en tu amargura y en la mía,

en tu grandiosidad que ya no es mía.

 

Te quiero en el calendario y en las prisas,

Te quiero sin molestar y sin camisa.

Te quiero en mi soledad y en mis premisas.

 

 

Te quiero como respiro, a veces, se me olvida que lo hago.

 

 

Un comentario sobre “Rozando la superficie

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s