Año tras año cae la Nochebuena en este lugar del mundo.

Año tras año la Navidad pasa de largo…

Amanecen entre el azul del mar y el gris del cielo, entre el frío desolador de un Egeo en invierno y la mirada perdida de los niños que no tienen rumbo. Amanecen entre el hedor insoportable de restos orgánicos y la suciedad que ondea entre tiendas de campaña.

Lo más navideño de este lugar es ver a las personas en la costa, tiritando, muertas de miedo, envueltas en papel plateado.

A Lesbos no llega la humanidad, ni la solidaridad ni ningún sentimiento navideño; no llegan las mantas, no llega el calzado, no llegan los medicamentos.

La Navidad les trae bandas, enfermedades, piojos…, hambre y violaciones. La Navidad les trae lo mismo que cenan durante todo el año. Humillación. Abandono. Misería.

Así viven año tras año; y ya van tres.

Esto es Europa. Europa en Navidad. Europa durante todo el año… Esta es la Europa de la que muchos quieren que nos sintamos orgullosos, de la que Tajani hablaba en los Premios Princesa de Asturias, de la que los ingleses han decidido salir…

Mientras la imagen de una niña bebiendo agua de un charco te retuerce el alma, (ese lugar tocado y hunido en tu cuerpo desde que viste a Aylan); tú sigues contando a tus hijos las mismas historias, llenas de paz y de armonía, de sentimientos nobles, de alegría, de regalos, de ilusiones y de esperanza…

Mientras consentimos que nuestros gobiernos toleren que miles de personas mueran cada día en la costa del Mediterráneo, se contagien cada día de enfermedades mortales y vivan, cada día, en condiciones infrahumanas; adoramos a Papá Noel, escribimos la carta a los Reyes Magos y cantamos villancicos.

Mientas el mundo se convierte, cada día, en un lugar más tenebroso para vivir, nos cruzamos de brazos para soñar que otro lugar es posible. Intentamos creer que los bonitos sentimientos de cuatro días al año sirven para algo más que para imaginar realidades diferentes y para disparar el egoísmo, enriquecer a los que siempre han sido ricos y aliviar (en algún que algún que otro caso) nuestra escasa conciencia.

 

YO pido a la Navidad que sepamos hacer algo útil con nuestra conciencia; y que dejemos (por un momento) de contar cuentos.

IMG_20171220_103001.jpg

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s