Asturiano inmortal…

Esos ojos profundos,

esa gran niebla.

Esas eses marcadas;

dulce tiniebla.

Esas lecturas rotas;

densas las bombas,

fieles reservas.

Esos versos perfectos,

letras en noria,

recias las hebras.

Ese inmenso talento,

esa memoria.

Ese es tu digno oficio,

esa es tu gloria.

Mañana no será lo que Dios quiera; será que lo que nosotros recordemos.

Ángel González (Oviedo, 6 de septiembre de 1925 – Madrid, 12 de enero de 2008). Debería ser un poeta estudiado y recordado en todas partes; sobre todo en su tierra.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s